Reflexiones

Dicen algunos que a cierta edad, después de los cuarenta, nos hacemos invisibles, que nuestro protagonismo en la escena de la vida declina, y que nos volvemos inexistentes para un mundo en el que sólo cabe el ímpetu de los años jóvenes.

Esta historia, transcurrió durante la Segunda Guerra Mundial. 
 En Italia, una familia compuesta por el matrimonio y sus tres hijos, estaban durmiendo, cuando fueron sorprendidos por el bombardeo de los enemigos.